• Ministerio de Desarrollo Social - Miércoles, 17 Febrero 2021

Clubes en Obra: El sueño de la sede propia

El Club Social y Deportivo Don Bosco de Río Gallegos es uno de las 35 instituciones deportivas que participan del programa Clubes en Obra. Acompañado por el Gobierno de Santa Cruz, por medio del Ministerio de Desarrollo Social, la institución con más de 20 años de historia comenzará a construir su sede.

En el año 2000, más precisamente el 16 de agosto –Día del Patrono de la Provincia de Santa Cruz-, cuatro integrantes del Colegio Salesiano decidieron fundar el Club Social y Deportivo Don Bosco. La iniciativa por parte de este grupo de empleados de la institución era poder integrar a los chicos con los de la Escuela Laboral, para que puedan compartir y socializar.

A partir de aquel momento, las familias y miembros de la organización comenzaron a sumarse a esta propuesta que, con mucho compromiso, hicieron que el club se mantenga operativo y crezca para poder contar con los 450 deportistas que van desde los 5 a los 70 años y se desempeñan en las categorías masculinas de fútbol. Además, hace cinco años se creó la categoría femenina, la cual toma fuerza junto con el crecimiento de la disciplina.

A sus casi 21 años de vida, la institución se embarcó en el sueño de construir su propia sede mediante el programa nacional Clubes en Obra y el acompañamiento del Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Secretaría de Estado de Deportes y Recreación. Dando de esta manera continuidad a las iniciativas de fortalecimiento del deporte como herramienta social, impulsadas por la gobernadora Alicia Kirchner y la ministra de Desarrollo Social, Bárbara Weinzettel.

El actual presidente del club, Ricardo Pizarro, contó que, en el 2020, a poco de presentar la documentación en la Municipalidad de Río Gallegos para adquirir un terreno, recibió el llamado para acceder a los programas Clubes Argentinos y Clubes en Obra, que buscan fortalecer la economía de las instituciones deportivas para que construyan, amplíen y mantengan sus respectivas infraestructuras.

“Teníamos el terreno y saber que encima íbamos a tener una ayuda económica para hacer las bases del club fue impresionante”, relató Pizarro. Seguidamente, destacó a quienes trabajan todos los días sin percibir un sueldo, para que Don Bosco siga haciendo historia: “Esto no se pudo hacer sin el trabajo de todas las comisiones que dejaron los balances y documentación al día”.

Por otra parte, quien cuenta con nueve años dentro del club, agradeció el acompañamiento del secretario de Estado de Deportes y Recreación, Martín López, y demostró cuánto significa ser beneficiarios de Clubes en Obra: “Es un sueño para nosotros que se está haciendo realidad”.

Además, Pizarro comentó que con mucho esfuerzo cerraron, limpiaron y rellenaron el terreno, y ahora piensan en la compra de materiales para la construcción: “Los chicos ahora van a ir a plantar los arbolitos”, adelantó.

De esta manera, el club que se inició con la idea de crear un espacio para compartir y socializar entre dos escuelas, con chicos que debieron entrenarse en diferentes gimnasios, hoy se enfoca en comenzar a construir la primera parte de la sede y dos canchitas de fútbol para tener a todas las categorías en un mismo lugar.

Galería de imágenes